Peces

La afición a la cría de peces en acuario (acuariofilia) ha evolucionado enormemente desde sus orígenes en China hace unos 2.000 años. En sus inicios, los sistemas eran totalmente básicos y requerían peces muy resistentes y frecuentes cambios de agua.

Actualmente, con el desarrollo de los modernos acuarios, esta afición ha llegado a un nivel de sofisticación y conocimiento que permite mantener virtualmente a cualquier especie.

El origen de la acuariofilia va muy ligado a la acuicultura: ya los sumerios y posteriormente los romanos cultivaban carpas en estanques para alimentación. En China se seleccionaron carpas de este tipo de cultivos por su belleza (carpas doradas y koi) que se introducían en recipientes de cerámica para su mantenimiento, alcanzando esta afición popularidad en la dinastía Song (960 – 1.279).

A mediados del S. XVIII se introdujeron en Europa los primeros peces de colores, pero hasta el siglo XX no se empezó a intentar la cría de especies tropicales. Sobre los años 1930 el acuario se empezó a convertir en un objeto de decoración en algunos hogares y lugares públicos.

Los peces dorados, de fácil mantenimiento, fueron los primeros peces en ser mantenidos por los acuariófilos, concretamente variedades doradas de Carassius auratus, y carpas koi, un ciprínido similar pero de mucho mayor tamaño, más adecuado para los grandes estanques. Mediante cruces y cría selectiva se fueron desarrollando variedades con diferente morfología y colorido que han llegado hasta nuestros días.

Las primeras especies tropicales que se consiguieron reproducir con éxito fueron los peces paraíso y los luchadores de Siam, peces resistentes capaces de aguantar temperaturas medianamente bajas y capaces de respirar aire atmosférico. Más tarde, con el desarrollo de termocalentadores, bombas de aire y filtros, se pudieron alcanzar las exigentes condiciones que exige el mantenimiento de la mayor parte de peces tropicales y se fue ampliando el número de especies mantenidas con éxito.

Los acuarios marinos presentan aún más dificultades, ya que los peces marinos son más sensibles a las variaciones. Los primeros acuarios marinos tropicales eran solo de peces, con peces payaso, damiselas y pomacántidos.

En la actualidad, gracias al avance de la tecnología, es posible montar un acuario de arrecife doméstico, algo impensable antes de los años 1980. La tendencia actual es la de limitar el número de peces e incrementar el volumen de roca viva e invertebrados, recreando un ecosistema natural acuático.

El acuario

Para la elección de un acuario, debemos tener en cuenta en primer lugar si es el adecuado para los peces y demás animales y plantas que vivirán en su interior y para el lugar en el que queremos ubicarlo. El acuario debe encajar en el espacio asignado de manera que podamos acceder a él fácilmente para su mantenimiento y el espacio debe estar alejado de fuentes de calor y de la luz directa del sol (algas) y el suelo debe estar nivelado y resistir el peso del acuario. También debe haber un enchufe cerca para conectar filtro, bomba, termostato, lámpara y demás instrumentos eléctricos necesarios.

Una vez elegido el acuario y el emplazamiento, hay que elegir los accesorios necesarios: un filtro de dimensiones adecuadas, que puede ser interno (en el caso de acuarios pequeños) o preferiblemente externo, si el acuario es grande. Un calentador/termostato, que mantenga el agua a la temperatura requerida por los peces y, por último, la iluminación, que consistirá normalmente en un fluorescente, pero especial para acuarios (los domésticos se calientan demasiado). En Oasis disponemos de kits completos, que te harán la elección mucho más sencilla.

Después de elegir todos los accesorios técnicos (filtro, calentador, luz) vendrán los elementos que conformarán el hábitat de los peces: sustrato, plantas, elementos decorativos, el agua y…los peces. Como sustrato lo habitual es utilizar grava, preferiblemente de colores naturales y fina si se van a plantar plantas naturales. De estas últimas hay muchas especies entre las que escoger, pero hay que informarse bien de si se adaptarán a las condiciones del acuario y si necesitan cuidados especiales. Los peces necesitarán algún lugar dónde refugiarse, como algún tronco de madera, algún elemento de piedra, etc. Os recomendamos que elijáis artículos lo más naturales posibles, para crear un entorno agradable para los peces.

Ahora llega el momento de llenar el acuario de agua: limpiaremos primero la grava y los elementos decorativos bajo un chorro de agua, colocaremos filtro y calentador en su lugar y llenaremos de agua, preferiblemente a 24 – 26 °C hasta 2/3 de la capacidad del acuario. Para convertir el agua del grifo en agua apta para los peces de acuario, deberemos eliminar cloro y metales pesados con productos específicos y dejar aproximadamente una semana el acuario en funcionamiento para que se estabilicen las condiciones. Entonces llegará el momento de introducir los peces espaciadamente, poco a poco a lo largo de una semana aproximadamente. En Oasis podemos asesorarte con más detalle en todos los pasos a seguir en la puesta en marcha del acuario.

En lo sucesivo, deberemos comprobar regularmente la temperatura, el pH, la concentración de nitritos y amoníaco y, en definitiva, mantener el agua limpia. Para ello hay que limpiar los filtros, el sustrato y renovar una parte del agua periódicamente.

Por último, un par de consejos respecto a la elección de los peces: es recomendable combinar peces que se muevan en distintas capas del agua, por ejemplo guppys, guramis, tetras y coridoras o platys, barbos, cíclidos enanos y coridoras. Siempre es recomendable añadir también alguna especie comedora de algas. La mayoría de estos peces ornamentales están a gusto a temperaturas en torno a 25 °C y pH neutro y suelen vivir en la naturaleza formando bancos, por lo que deberíamos introducir en el acuario grupos de 6 – 8 ejemplares.

En Oasis disponemos de:

  • - Acuarios de diferentes dimensiones y kits completos que incluyen su filtro, calentador y lámpara.
  • - Filtros, calentadores/termostatos y lámparas por separado.
  • - Muebles para los acuarios.
  • - Sustratos y elementos decorativos.
  • - Plantas acuáticas.
  • - Peces de agua fría y de agua caliente, como carpas (bronce, amarilla, naranja, koi), sarasas, carasius, carácidos, pez dólar, corydora, albina, aeneus, gamba, bentosa, botia loachata, prionobrama, cíclido, pristellas, gibbiceps, bettas, mollys, gupys, pingüino, neón, monjitas, barbos, bichirris, escalares, xifos, tetras, guramis, luchadores de Siam entre otras especies. Otras especies se pueden obtener por encargo.
  • - Alimentos adecuados para todas las especies de la marca Sera.
  • - Productos para el tratamiento del agua y kits para su diagnóstico de la marca Sera.

Además, nuestros especialistas os asesorarán en todas las dudas que tengáis en cuanto a selección de peces o plantas, tratamientos, alimentación, etc.

Elementos 1 a 8 de un total de 398

Establecer dirección descendente
por página

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5

Elementos 1 a 8 de un total de 398

Establecer dirección descendente
por página

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
Utilizamos cookies para la medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. x