Orquídeas

La orquídea pertenece a la familia de angiospermas más numerosa y avanzada, conocida como Orchidaceae. Se han descrito más de 25.000 especies, y existen más de 70.000 híbridos artificiales producidos por el cruce de formas silvestres y cultivadas.

Selvas y bosques enteros fueron despojados de sus orquídeas durante el siglo XIX con el fin de satisfacer las modas europeas. Actualmente, la recolección de orquídeas silvestres está prohibida para prácticamente la totalidad de las especies. Muchas de ellas se encuentran en peligro de extinción. Las orquídeas que habitualmente nos llegan son híbridos que han sido cultivadas a partir de semillas en invernaderos especializados.

Luz

Como todas las plantas, la luz es uno de los factores fundamentales para su buen desarrollo. La mayoría de orquídeas necesitan mucha luz pero poco o nada de sol directo. Unas buenas condiciones de luz son imprescindibles para estimular la floración y el crecimiento de la planta. La luz insuficiente provoca la falta de floración, poco crecimiento, tallos frágiles que pueden caerse, hojas de color verde muy oscuro o, según otras condiciones, hojas que amarillean hasta caerse.

Agua

Para regar nuestras plantas deberemos utilizar agua blanda (baja en sales minerales, calcio, sodio, etc.). Los riegos deben simultanearse con las vaporizaciones. Si vigilamos las raíces sabremos que hay falta de riego si las raíces se han vuelto de color blanquecino. Si están verdes, probablemente no necesitan más agua.

Nutrientes

Hay que aportarlos a través del agua de riego con abonos específicos para estas plantas. En las etapas previas y coincidentes con la floración es aconsejable también incorporar productos específicos para la estimulación de la floración. Dichos preparados, suelen llevar un complejo vitamínico, aminoácidos de síntesis y otros nutrientes.

Temperatura

Necesitan unas temperaturas mínimas no inferiores a 9 o 10°C. Respecto a las máximas diurnas no deberían sobrepasar los 30°C. Muchas especies necesitan una diferencia de temperatura entre día y noche de 10°C o más para estimular la floración.

Humedad

La humedad es uno de los factores ambientales más importantes en el cuidado de las orquídeas. En definitiva, las orquídeas necesitan temperaturas cálidas y humedad alta por lo general.

7 artículo(s)

Establecer dirección descendente
por página

7 artículo(s)

Establecer dirección descendente
por página

Utilizamos cookies para la medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. x